Rechercher
  • Leticia Reyes Nutritionniste

La alimentación durante la pandemia. Algunas recomendaciones de laUNICEF

en français :



Enfermarse por infección del coronavirus (COVID-19)  esta alterando el modo de vida de todas las familias en el mundo. 


Dentro de las medidas necesarias para reducir y evitar los contagios y  la propagación del virus, se considera respetar quedarse en casa.  Y en caso de presentar infecciones por coronavirus, las escuelas y centros de atención infantil se ven con la responsabilidad de evitar brotes o contagios, cerrando los centros en cuarentena por algunos días, o semanas. 

 

Muchas madres y padres de familia, se ven en la necesidad de quedarse en casa. 

Deben confrontar nuevas y diversas situaciones a las que nos han tomado por sorpresa, como: 

  • cuidar a sus hijos, al mismo tiempo que  

  • trabajar a tiempo completo,  

  • y atender otras responsabilidades como  

  • la educación parental a tiempo completo,  

  • la organización de la vida en casa: aseo de los niños, horarios de descanso (dormir, siesta, despertar) horarios de los alimentos: desayuno, comida, cena, las colaciones. Hora del baño, de la lectura. Horarios para la solicitudes de atención de los niños pequeños como son: jugar con l@s niñ@s, escucharlos, responder a sus preguntas, explicar los valores, el respeto en la comunicación, en el juego, etc. 

  • atender la educación escolar a distancia, las tareas, cuidar de su su salud si se enferman. Y entre la higiene doméstica y mantenimiento del hogar, se encuentra la alimentación. 


 

Hablemos en específico de la alimentación: 


Considerando que durante todos estos meses las familias nos hemos ido adaptando a un nuevo ritmo de vida, y que durante todo este periodo de adaptación ciertos niveles de estrés y preocupación, incertidumbre nos han acompañado. 

Es importante que pensemos y actuemos en  el tema de la alimentación del hogar, desde una perspectiva que no nos desborde, sino más bien, considerar estos momentos de dificultad como una oportunidad de mejora de la alimentación familiar. 

·      Cabe mencionar que, muchos padres y madres de familia han perdido el trabajo y el ingreso económico, generando estrés y decisiones de compra de alimentos para el consumo diario de la familia. 

 

La UNICEF en sus recomendaciones [1] nos dice que  

“… muchos padres y madres están recurriendo a platos preparados y productos procesados para alimentar a su familia de forma rápida y barata” y que aún cuando se considere comprensible, dada la situación, existen otras alternativas prácticas, accesibles y saludables! 

 

A continuación, retomando las recomendaciones de la UNICEF, se refieren las cinco formas de alimentar a tus hijos practicando una alimentación variada, completa, y no dañina, para favorecer el crecimiento y desarrollo sano (evitando desarrollar enfermedades como la obesidad y el sobrepeso infantil). 


Practicar estas recomendaciones, facilita que los padres educadores, practiquen ellos mismos y transmitan a  sus hijos hábitos alimentarios saludables. 

 

Cinco recomendaciones para una alimentación que nos proteja y

mantenga saludables. 


1. Continua consumiendo frutas y verduras

 

Comprar, almacenar y cocinar verduras frescas.  Papá y mamá, asegúrate de que los niñ@s coman diariamente una cantidad suficiente de frutas y verduras.  La didáctica de los padres educadores, es ingeniárselas para presentar, introducir diariamente, y consumir en familia platillos apetitosos y saludables, que incluyan frutas y verduras. 

Se dará prioridad dentro de sus posibilidades a conseguir productos frescos.  

Las frutas y verduras serán de la estación, se consumirán frescas, y los platillos cocinados, también pueden congelarse y conservar el delicioso sabor, así como muchos de sus nutrimentos.  Se recomienda cocinar verduras frescas para preparar ricos caldos, sopas, u otros platillos en grandes cantidades. La astucia es que de esta manera, se pueden congelar y luego recalentar, y de esta manera, lograr conseguir diversas opiciones para varios días. Y de esta manera es más económico! 

 

2. Preveer colaciones saludables 


Los niños pequeños en edad pre escolar y escolar, necesitan una o dos colaciones durante el día.  Preparar colaciones como pepinos con limón y sal, coliflor, zanahorias cocidas acompañadas con quesito fresco con ajo picadito, un poco de sal y jitomate. 


Fruta: una rebanada de piña, o una mandarina, una manzana, una pera.

Una crepa hecha en casa con fruta.

Una taza de fruta con avena 

Estas colaciones son muy nutritivas, proporcionan la sensación de saciedad y los padres educadores fortalecen la práctica de hábitos de alimentación sana, que como se introducen a edades tempranas, va a reforzarse a lo largo de la infancia, logrando un impacto en la vida adulta de los niños más tarde. 

 

3. Limita los alimentos muy procesados. 


Es preferible consumir alimentos frescos. Es importante hacer esfuerzos por limitar la compra y cantidad de alimentos procesados y ultraprocesados. 

  • Es importante tener en cuenta, que los platillos preparados, los postres, refrigerios y colaciones envasadas suelen tener un alto contenido de grasas saturadas, azúcares y sal. 

  • Evitar las bebidas azucaradas, en su lugar, beber agua abundante. Una astucia para mejorar el sabor del agua, es añadirle frutas o verduras, con limón, rodajas de pepino o naranjas, kiwi, frutitas rojas.  


4. organizar los momentos de COCINAR Y COMER

como super divertidas y agradables actividades en la rutina de todos los días de la vida familiar. No olvidar que cocinar y compartir los momentos de comida, todos juntos, es una manera de facilitar el aprendizaje para convivir, crear costumbres y formas de comer saludables, refuerza los momentos de convivencia familiar y esto es muy divertido e importante para los niños. A ellos les encanta!  Es una recompensa a la que le dan un valor mucho mayor que el mejor juguete como reforzador educativo. 


  • NO olvidar, dentro de la rutina de la convivencia, invitar a tus hijos a participar en la preparación de la comida, la creación de los menús: los niños más pequeños pueden ayudar a lavar o a organizar los alimentos, los mayorcitos pueden hacer cosas más complejas y ayudar a poner la mesa. 

  • Es importante poner horarios fijos para comer en familia y respetarlos. 

Esta manera de establecer rutinas, ayuda a reducir la ansiedad de los niños y las familias en situaciones de estrés. 




Referencia

https://www.unicef.org/es/consejos-para-alimentacion-sencilla-asequible-saludable-durante-brote-covid19


7 vues0 commentaire